Los consejos de escritura de Virginia Woolf

 

“Les dije suavemente que bebieran vino…Y que tuvieran una habitación propia”

Virginia_Woolf_by_George_Charles_Beresford_(1902)Adeline Virginia Stephen fue una de las mejores novelistas en lengua inglesa. Nunca fue a la escuela pero se educó en un ambiente literario y formó parte del grupo Bloomsbury, un clan iconoclasta y rebelde que luchaba contra la moral y la sociedad victoriana desde posturas liberales y humanistas. Allí conoció al que sería su marido, Leonard Woolf, del que adoptó el apellido con el que pasaría a la posteridad.

 

Su visión inconformista del mundo se evidencia en todas las líneas que escribió, especialmente en sus diarios que nos ha permitido saber más acerca del proceso creativo de la autora y de su pensamiento. También de las profundas depresiones padecía desde la adolescencia y que la incapacitaban durante meses para poder escribir y vivir en serenidad.

 

Virginia Woolf acabó con su vida tras sumergirse en un río con los bolsillos llenos de piedras. Era un 28 de marzo de 1941 y su obra, inexplicablemente, quedó relegada al olvido hasta que el movimiento feminista recuperó Una habitación propia, Orlando, Mrs Dalloway o Las Olas.

 

Con todo, a pesar de los episodios de oscuridad, sus paseos, el arte, su familia, sus conversaciones cuando recibía visitas y, más que todo ello, su trabajo como escritora, editora, conferenciante y crítica literaria fueron su principal pasión y estímulo. Metódica, a lo largo de todos sus escritos fue desgranando consejos de escritura muy útiles para futuros autores.

 

Compartimos contigo algunos de los los consejos de escritura de Virginia Woolf más importantes:

wolf3

Rodéate de otros escritores y artistas: debes relacionarte con otros autores y recordar que no todo lo que vales es lo que escribes

 

Escribe un diario: Virginia Woolf mantuvo un diario de forma regular durante casi tres décadas. Escribir para uno mismo ayuda a crear hábito y desarrollar habilidades creativas y estilísticas.

 

Crea tu propio camino: “Todo método es correcto, cualquier método lo es, ya que expresa lo que nosotros escritores queremos expresar”, aseguraba la autora. No debe importarte lo que están haciendo los demás, tienes que hacer lo que quieras, como quieras y para decir lo que quieras.

 

Sal de casa: Es un consejo que se repite ya que muchos son los escritores que incluían en sus rutinas diarias salir a pasear, algo a lo que Woolf era una gran aficionada.

 

Ten un lugar y un momento para escribir: Para poder escribir no solo hay que tener “una habitación propia” en la que hacerlo, sino también un momento de tiempo reservado para ello.

 

Para un momento, respira y piensa: Virginia Woolf creía que la verdad emergía del subconsciente “en tus sueños” y “en la ociosidad”.

 

Lucha contra tus demonios con la pluma: Deja que tu mente cree lo que quiere crear y no te autocensures. Al fin y al cabo, es más fácil luchar contra los fantasmas que contra la realidad, señalaba.

 

Escribir es una habilidad por la que mereces ser pagado: La autora hacía especial hincapié en que todo trabajo merece una compensación.

 

No te conviertas en otra pieza de detritus literario: Hay que ser claro con uno mismo y sincero. En uno de sus textos lamenta la publicación de contenidos antes de que mereciesen salir al mundo.

 

No puedes negar tu talento natural: Por mucha teoría y por muchas lecciones, si se tiene talento hay que dejar que a veces se imponga.

 

Su ensayo breve Una habitación propia es una de sus obras más importante. Escrito en 1929, en pleno periodo de entreguerras, la tesis que va desgranando Virginia Woolf a lo largo de seis capítulos es clara: la mujer necesita dinero y un espacio propio (cuarto, habitación, estudio…), que le permita aislarse de sus tareas familiares, para así poder escribir con libertad. A la historia ha pasado una de sus citas más célebres:Les dije suavemente que bebieran vino y que tuvieran una habitación propia“.

En Palibrio nos encanta Virginia Woolf y por eso queremos mostrarte alguno de sus fragmentos literarios más memorables:

Roger_Fry_-_Virginia_Woolf

 

 

Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien,…si no ha cenado bien. (Diarios).

 

Por diversos que sean los sexos, se confunden. No hay ser humano que no oscile de un sexo a otro, y a menudo sólo los trajes siguen siendo varones o mujeres, mientras que el sexo oculto es lo contrario del que está a la vista“. (Orlando).

 

¿De qué nos sirve votar, si no disponemos de nuestro propio dinero y de un espacio ajeno a la vida doméstica para sacar adelante nuestros proyectos personales? (Un cuarto propio).

 

“Me desagrada dejar sin contestación una carta tan notable como la suya, una carta que quizá sea única en la historia de la humana correspondencia, pues ¿cuándo se ha dado el caso, anteriormente, de que un hombre culto pregunte a una mujer cuál es la manera, en su opinión, de evitar la guerra (Tres Guineas).

 

Durante todos estos siglos, las mujeres han servido de espejos dotados del mágico y delicioso poder de reflejar la figura del hombre al doble de su tamaño“. (Un cuarto propio).

 

Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. (…) Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer.(…) Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No creo que dos personas puedan ser más felices de lo que hemos sido“. (Nota de Virginia a su pareja, Leonard Woolf. ‘Woman of letters, a life of Virginia Woolf’, de Phyllis Rose).

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *