Josep Zalez Zalez: “Mi novela pretende impedir que la leyenda muera”

Un relato de romanos diferente y una leyenda del siglo XVIII hecha de historia e imaginación. El componente histórico impregna de forma tan absorbente las dos obras de Josep Zalez Zalez publicadas con Palibrio que difícilmente podríamos adivinar que este guardián de la memoria se dedica profesionalmente a la medicina.

 

Dos novelas históricas con las que el autor busca salirse del común conocido por todos, ya sea gracias a un punto de vista innovador o al rescate de personajes casi desaparecidos. Tanto su primera obra, El comerciante de aceite Astigi, como su más reciente publicación, La Condesa agregan ficción a los hechos comprobados: “Al escribir novela histórica existen registros de los lugares pero, en el caso de los personajes, tienes que ponerlos en situaciones que no sucedieron y hacer así uso extenso de la imaginación al armar la circunstancia”.

 

Ambas recreaciones pseudo-históricas colocan fragmentos del pasado en el acervo cultural colectivo pero también aseguran que las palabras de este autor autopublicado perdurarán para generaciones futuras.

 

Letras para la inmortalidad

Palibrio | Josep Zalez

Pocos habrán oído hablar de María Magdalena Catalina Dávalos de Bracamontes y Orozco, la aristócrata mexicana “amada y odiada, víctima y victimaria” que, tal y como revelan las investigaciones de Zalez, “dejó una huella imborrable en los lugares que habitó”.

 

Esta es la protagonista elegida por el escritor. Una mujer que, por su concepción libertaria del amor y la sexualidad, desafió las imposiciones sociales de la época hasta crear su propia leyenda, la que perduraría en la memoria de los territorios de Nueva España.

 

En base a la vida de esta mujer de “decisiones irrevocables”, el autor se propuso el reto de “plasmar a una condesa más real y humana” de lo que los casi inexistentes registros históricos habían dado a conocer hasta el momento. “Hablar de alguien que no conoces porque ya no vive y contar su vida sin su autorización es una carga moral bastante pesada”, reconoce.

 

No obstante, el autor consiguió trazar una novela publicada en español que no solo otorga inmortalidad a la leyenda sino que encaja a la perfección con lo se conoce de ella. Y todo, gracias a las “intrigas amorosas, traiciones, crímenes y tesoros escondidos” que escondía la historia original pero también al poder de la imaginación del autor.

 

Una leyenda con la que él mismo creció por estar sus restos mortales sepultados en la iglesia de su pueblo pero que, pese a esta presencia, asegura, “estaba condenada a perderse en el olvido”.

 

El Imperio romano, desde su gente

Palibrio | EL COMERCIANTE DE ACEITE DE ASTIGI

“Siempre que se escribe de Roma se habla de emperadores, soldados y gladiadores pero muy pocas veces se ha escrito de la gente común, del grueso de la población”. Precisamente con la finalidad de poner fin a tales prácticas tan arraigadas en la literatura sobre la antigüedad, este escritor de Palibrio decidió salirse del “patrón clásico” y narrar una historia de romanos “diferente”.

 

A tales efectos, El comerciante de aceite Astigi, cuenta la historia de Antonivs, ciudadano de Astigi, la principal ciudad productora de aceite de oliva del Imperio, de la cual se ve obligado a huir a causa de un crimen.

 

De la misma forma que ocurre en La condesa, no faltan en la trama el amor, desamor, fidelidad y traición pero, esta vez, desde el protagonismo de un personaje totalmente ficticio y un mensaje distinto: “Cada persona es la forjadora de su propio destino”.

 

Además, esta obra es también el fruto de una gran documentación sobre los usos y costumbres de los romanos comunes, así como de los lugares donde se desenvolvió la historia, visitados por el autor para una más fidedigna recreación.

 

Del libro a la promoción turística

Palibrio | La condesa

“Cuando escribía la novela de la condesa, nunca imaginé que esa historia de mi pueblo llegara a tomar la importancia que tomó”. Zalez se refiere a la presea Benedicto López, homenaje de las autoridades de su pueblo por su contribución a la lectura, cultura y turismo.

 

Un agradecimiento fruto de la ruta turística que se puso en práctica en Michoacán después de la publicación del libro, la llamada ruta de la condesa. Visitada ya por cientos de personas tanto de la región como de otros lugares de México, el libro de nuestro autor sirve ahora de guía a esta experiencia turística.

 

No sabemos si fruto de esta conocida ruta o de las múltiples presentaciones del libro que el autor ha proyectado en Tuxpan, Nayarit, ciudad de México o Morelia, pero La condesa ha logrado “mantener a los lectores interesados” capítulo a capítulo. “Es grato saber que mi novela es motivo de conversaciones y debates entre los que la han leído”, asegura.

 

Palibrio, la  editorial que “cumple con las expectativas”

 

Tiene claro que los libros que se escriben deben ser divulgados y leídos. Fiel a esta máxima, buscaba una casa de publicación que diese salida a sus expectativas cuando encontró a Palibrio, “la editorial que cumplía con lo que yo quería hacer”.

 

No solo las expectativas fueron buenas sino también la experiencia: “La aventura literaria con Palibrio ha sido muy buena, la comunicación es constante y paso a paso he ido moldeando mi publicación, desde los interiores hasta la portada. He quedado muy satisfecho con todo”. “Es la mejor opción para hacer realidad el sueño de cualquier autor de ver su obra publicada”.

 

Página web de Josep Zalez Zalez.

Facebook de Josep Zalez Zalez.

Twitter de Josep Zalez Zalez.

Canal de Youtube de Josep Zalez Zalez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *