“Publicar es de lo más importante que te puede suceder en la vida”

 

 

“Páginas de la infancia” es la primera novela de Filiberto Figueroa Salgado en la que relata las vivencias de las familias que habitaron el sur de México durante las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX. “Es un testimonio de cómo pasamos aquellos momentos de dicha y de trabajos que fueron forjando nuestra personalidad”. Se trata de una obra narrada con un lenguaje popular, “como hablan los paisanos del pueblo, del campo” y 100% autobiográfica: “la narración a mi manera de lo que el recuerdo me permite volver a vivir mentalmente, pero con la certeza de que así sucedió”, explica.

 

¿Qué razones le empujaron a escribir “Páginas de la infancia”?

Las razones iniciales que me empujaron a escribir la primera parte del libro fueron dejar testimonio familiar de hechos que me parecieron importantes en mi vida infantil. Pero después, cuando los textos empezaron a abundar, comencé a hacer una comparación de aquellos momentos con los actuales y encontré una gran diferencia que bien valía la pena que el posible lector conociera para hacer una comparación.

 

¿Cuál es la historia detrás de este título?

La historia es la vida misma, vista 40 años después de haberla vivido. Es la realidad histórica de la generación a la que pertenezco. Es el hecho de crecer adherido al trabajo del campo y a las nuevas posibilidades de desarrollo cultural que ofrecía la escuela llegada al medio rural.

 

Relata la leyenda de Nacasquémetl, ¿qué representa esta figura?

La leyenda de Nacasquémetl es la que identifica a este pueblo de antiguos Chontales, la misma que ha sido contada de generación en generación a todos los niños que nos orgullecemos de pertenecer a este medio campestre. Nacasquémetl es nuestro superhéroe antiguo, analógicamente es más que el Superman de los que viven su niñez en épocas más recientes.

 

¿Cómo era la vida de los niños en la época que describe y en ese escenario rural de Apaxtla de Castrejón?

La vida de los niños era muy pero muy familiar. Tal vez existían algunas familias desunidas, pero la mayor parte de ellas vivía en perfecta comunión. Los abuelitos eran parte muy importante que influía en la conservación de la moral limpia y la transmitía a los nietos a la vez que los papás hacían lo propio. La vida era muy ligada al trabajo agropecuario. Eran labores propias de los niños caminar cerca de los adultos ayudando y aprendiendo las labores cotidianas. La desnutrición tal vez era también una constante dado que la alimentación se basaba en los productos locales que eran poco variados: maíz, el frijol, el chile y la calabaza.

 

¿Eran diferentes los valores humanos inculcados en ese momento?

Sí definitivamente. La convivencia existía en todos los momentos del día. Todas las labores hasta las de descanso eran en colectivo. Las relaciones humanas eran muy estrechas. No solo en la familia, también en la escuela, en la iglesia. Los juegos eran entre personas, no entre personas y máquinas. Se inculcaba mucho el servir a los demás. Muchos trabajos, los realizaba la población en colectivo, ayudándose unos a otros. El respeto a los mayores y a la naturaleza era inducido por los adultos y ejercido por toda la población.

paginasdelainfancia

¿A quién se dirige la obra?

La obra se dirige a todos los lectores adultos que deseen recordar momentos de su infancia. También se dirige a los niños y a los jóvenes deseosos de conocer cómo fue la vida de sus padres y abuelos cuando ellos eran niños. Pero también se dirige a los críticos, a los profesionales de la conducta humana, porque aquí se describe la cosmovisión de una época que precede a grandes y rápidos cambios en la forma de vivir de la humanidad. Describe una época de carencias en muchos aspectos de la vida y que da paso al mercantilismo, al desarrollo carretero, al acceso generalizado a las instituciones educativas, a la vorágine política con el pluripartidismo. También da paso desafortunadamente a una época de pérdida de valores que nos ha llevado hasta las más profusas formas de corrupción y de manipulación social.

 

¿Qué objetivo perseguía con la escritura de este libro?

Dar testimonio de lo hermoso que es vivir en paz, en familia y con el único propósito de ser productivo desde niño, llevando siempre en mente ser útil a los demás. Me gustaría transmitir el mensaje de que los valores humanos se aprenden desde la infancia. Y cuando se crece desempeñando ciertas responsabilidades domésticas, seguramente se logrará como resultado un adulto sano, responsable y siempre dispuesto a servir a sus semejantes.

 

¿Cómo cree que su trayectoria vital y profesional ha influenciado en la escritura de su libro?

El hecho de haber nacido y crecido dentro de un ambiente rural y, el haber posteriormente conocido ambientes diferentes a través de la vida académica y profesional, me hace revivir con nostalgia aquellas hermosas experiencias del pasado. El volver a mi lugar de origen convertido en profesional, arreció la necesidad de dejar constancia ante mis hijos de cómo vivimos los niños de entonces en este mismo territorio y a la distancia histórica de una simple generación.

 

¿Cuáles son sus próximos proyectos literarios?

Muy probablemente escriba más páginas de la infancia.

 

¿Qué consejos daría a autores que aún no se han decidido publicar su obra?

Que se atrevan a dar el paso con decisión. Vale la pena ver tu obra publicada a nivel internacional. Es una grata sensación y existe la esperanza y mucha probabilidad de que haya personas que se interesen en leer tus pensamientos.

 

¿Cómo valora esta experiencia de publicación de un libro?

Como una de las cosas importantes que te pueden suceder en la vida. Es un placer llegar a la cúspide un proyecto que aunque haya iniciado como una simple ocurrencia, se ve coronado con la oferta a un gran público como el que ostenta Palibrio.

 

¿Cuál fue la mejor parte de su experiencia de publicación con Palibrio?

La mejor experiencia es el sentirme apoyado por profesionales  en cada uno de los pasos a seguir para llegar a la publicación de la obra.

 

¿Recomendaría a Palibrio?

Claro que sí. Es la manera rápida de lograr el objetivo de publicar a nivel macro lo que desde el medio rural pareciera imposible.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *