Tendencias Palibrio | Los secretos de una Capital Mundial del Libro

Un programa cultural especialmente concebido para la ocasión y actividades que contemplen los diferentes actores de la cadena de producción de libros son dos condiciones esenciales. También lo son, no obstante, la existencia de un proyecto que promocione el libro y la lectura así como el cumplimiento con los principios de libertad de expresión, publicación y difusión de la información.

 

En el Blog de Palibrio, descubrimos algunos de los nombres y porqués de las Capitales Mundiales del Libro desde que la UNESCO creó este concepto en 2001 con Madrid como primera experiencia. A esta la han seguido ya 13 ciudades más de todo el mundo con un único objetivo: comprometer a las ciudades y sus gobiernos con la difusión del libro y la promoción de la lectura.

 

© UNESCO/Dominique Roger

© UNESCO/Dominique Roger

Madrid, la primera

 

Inauguró capitalidad del libro por sus variados programas que incluían la realización de una guía literaria por la ciudad en base a libros publicados en español que allí acontecían, concursos escolares de lecturas en público, una edición especial de la feria del libro Liber y la apertura de un club de debates, entre otras iniciativas.

 

Además, esta designación conmemoraba también el perenne compromiso de la ciudad con la literatura hispanoamericana gracias a instituciones como el gremio de editores que, heredero de los gremios medievales, ha legado a la literatura universal la primera edición de El Quijote y las impresiones de dos históricos editores, Ibarra y de Antonio de Sancha.

 

Latinoamérica, Europa y Oriente medio

 

A Madrid la siguieron Alexandria (2002), Nueva Delhi (2003), Amberes (2004), Montreal (2005), Turín (2006), Bogotá (2007), Ámsterdam (2008), Beirut (2009), Liubliana (2010), Buenos Aires (2011) y Ereván (2012).

 

Entre las causas que motivaron su designación, podemos destacar el caso de la ciudad belga de Amberes, de la cual el comité de selección valoró la significativa promoción del libro gracias a una gran diversidad de oferta y buenas ventas.

 

Por lo que al primer país latinoamericano en ostentar dicho cargo se refiere, Bogotá, se tuvo muy en cuenta la elaboración de un programa específico que incluía diversas iniciativas de promoción de la lectura de libros en español así como una gran implicación de los diversos actores del sector editorial.

 

Y en el caso de Oriente Medio, Beirut fue escogida por sus “esfuerzos por la diversidad cultural, el diálogo y la tolerancia, así como por sus dinámicos programas”.

 

© Bangkok World Book Capital 2013 | กิจกรรมตักบาตรหนังสือ

© Bangkok World Book Capital 2013 | กิจกรรมตักบาตรหนังสือ

De Asia a África

 

La capital de Tailandia, Bangkok, es la que ostenta este 2013 la capitalidad del libro, título otorgado por su énfasis en el desarrollo de la lectura entre los jóvenes y los sectores sociales más excluidos.

 

El año 2014 este título recaerá por primera vez en la historia de esta nominación en el continente africano. Así pues, la patria de uno de los más reconocidos autores africanos, Wole Soyinka, volverá a estar en boca de todos por la celebración del centenario del nacimiento de este Premio Nobel de Literatura pero también por las actividades que convertirán a la ciudad de Port Harcourt (Nigeria) en la capital del libro.

 

En este caso y de forma muy parecida a Bangkok, los motivos que la han hecho merecedora de esta capitalidad se centran en los esfuerzos por promover la lectura entre los jóvenes y el impacto positivo que esta designación tendrá en la mejora de la cultura del libro en el país. En el Blog de Palibrio, ¡seguiremos de cerca la evolución de todas estas ciudades!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *