Escenas de sexo para no dormir

 

Creen algunos autores que si añaden escenas de sexo a sus tramas atraen a más lectores. Tal y como ya explicamos en un post anterior del Blog de Palibrio, lo erótico vende pero el sexo mal escrito también puede hacer perder lectores. O ganar premios.

 

Nos referimos al premio literario al peor sexo de ficción o, en su versión inglesa original, el Literary Review Bad Sex in Fiction, creado hace más de 20 años por esta revista británica para llamar la atención sobre las descripciones de sexo mal escritas, superficiales y redundantes y disuadir las narraciones de poca calidad en las novelas contemporáneas.

 

Los lectores quieren leer sobre sexo. Pero quieren leer sobre sexo real y bien redactado.

 

Los nominados

Palibrio | Literary Review Bad Sex in Fiction

En la edición de este 2014 que se fallará el próximo 3 de diciembre los nombres sorprenden. No se trata de escritores autopublicados sino que encontramos al eterno nominado al Nobel, Murakami; a los ganadores del Man Booker Prize, Richard Flanagan y Ben Okri y al merecedor de un Pulitzer, Michael Cunningham.

 

¿Qué descripción les ha llevado a ser merecedores de semejante distinción literaria?

 

Flanagan lo logra por un fragmento donde el acto sexual es interrumpido por un perro, Murakami por la descripción de un trío donde compara el pelo púbico con un bosque mojado y Cunningham por un coito donde el hombre se pierde en su ensimismamiento durante el orgasmo.

 

En la mayoría de los pasajes que hemos leído en Palibrio hay mucha metáfora y símil innecesarios, clichés anti-clímax y eufemismos que no funcionan. Sin embargo, recursos de estilo aparte, la constante de todos ellos es el empeño de sus autores por convertir el acto sexual en arte.

 

Un premio compatible con Pulitzers y Goncourts

Palibrio | Literary Review Bad Sex in Fiction

La metáfora científica del escritor y matemático de origen indio Manil Suri en The City of Devi parece que entusiasmó al jurado del año pasado el cual decidió otorgarle el premio por su descripción en galaxias desconocidas:Luchamos como superhéroes a través de los soles y los sistemas solares, nos zambullimos en bancos de quarks y núcleos atómicos. En celebración de nuestro avance por la cuarta estrella, los estadísticos de todo el mundo se regocijan”.

 

Confirma la actual edición y las pasadas que el premio no está reñido con la popularidad del autor en los círculos literarios. Lo ganó en 2009 el mismo merecedor de un Goncourt, Jonathan Littell; en 2004 el reportero estadounidense Tom Wolfe y lo hicieron también dos autores de Pulitzer, Norman Mailer y John Updike –este último por los “logros” de toda una carrera, después de cuatro nominaciones sin suerte–.

 

Si no queréis perderos los resultados, podéis seguirlos en directo a través de Twitter con la etiqueta #BadSex. Y en Palibrio nos preguntamos, ¿para cuándo un premio a la mejor escena de sexo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *